Translate

domingo, 17 de junio de 2012

Bombas de baño de canela, miel y vainilla

Ayer hice estas bombas de baño efervescentes de canela, miel y vainilla y como os dije que os enseñaría a hacerlas, pues os voy a enseñar con estas.
Los ingredientes que necesitamos son:

1/2 taza de ácido cítrico
1 taza de bicarbonato sódico
3/4 de taza de harina o almidón de maíz
1/4 de taza de canela en polvo
10 gotas de esencia o extracto de vainilla
Un poco de miel disuelta en agua, al gusto

Podemos variar la medida de referencia, dependiendo de si queremos hacer más o menos cantidad, pero respetando las proporciones de los ingredientes secos. Es decir, podemos utilizar por ejemplo un vaso como medida si queremos hacer más cantidad, o una cuchara si queremos hacer menos. Los ingredientes líquidos los utilizaremos según vayamos necesitando, a continuación veréis cómo.

Primero mezclamos muy bien en un cuenco el ácido cítrico, el bicarbonato, la harina o almidón de maíz y la canela.


Por otro lado, disolvemos la miel en agua en un bote con spray o pulverizador. La miel se disuelve muy fácilmente, simplemente la echáis junto con el agua no muy fría en el bote y agitáis.

Y ahora es cuando viene lo más delicado. Tenéis que ir humedeciendo la mezcla de los ingredientes secos con el agua, pero con muchísimo cuidado y muy poco a poco, porque si mojáis más de lo debido de una vez la mezcla de bicarbonato y ácido cítrico empezará a hacer efervescencia y luego la bomba ya no hará esa efervescencia al echarla al agua. Por eso utilizamos el pulverizador; se trata de rociar un poquito y remover muy bien inmediatamente, volver a pulverizar otro poco y volver a mezclar.


Añadís la esencia y continuáis con este proceso hasta que tenga la consistencia deseada, no debe quedar muy mojado ni muy seco.
En el momento en que apretéis en la mano y se mantenga la forma hay que dejar de pulverizar.

Perdonad la mala calidad de la foto, pero la hice con la izquierda...  Es para que veáis la consistencia que debe tomar.

Ahora ya lo podéis poner en un molde que os guste. Podéis utilizar las bolas de los niños de las que se sacan en las máquinas, una cubitera o cualquier otro molde rígido que os guste su forma. Desenmoldáis, dejáis secar unas horas hasta que esté duro y ya tenéis las bombas listas para usar.


No es muy difícil, lo más complicado es intentar que no nos haga la efervescencia.
Se pueden utilizar colorantes, pero yo no los uso, prefiero darles color con cosas naturales (en este caso la canela en polvo)


 
(Cogí el pulpo para hacer la foto cuando no estaba duro del todo y se me rompió un  tentáculo....)
Si os animáis a hacerlas y tenéis cualquier duda, ¡aquí estoy!

5 comentarios:

  1. La verdad es que sí dan ganas de hacerlas.
    Supongo que todo es cuestión de práctica, que a lo mejor las primeras veces no nos sale tan bien...

    ResponderEliminar
  2. Es como todo, se trata de cogerle el "tranquillo". Pero una vez que lo controlas es muy fácil.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pero que bonito y sencillo parece jejeje.
    Gracias MºJose, por cierto cuando hablas de tazas a que cantidad te refieres exactamente....o utilizas una taza "X" y cada cual que utilice lo que le parece....vamos que no lo tengo muy claro jejeje.
    Por cierto por si no lo has adivinado soy Lizan Carol pero no enlazo con FB.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol!
      Puedes utilizar cualquier medida: una taza pequeña, un tazón, un vaso o lo que quieras. Se trata de mantener las proporciones, por ejemplo 1 parte de bicarbonato por cada media parte de ácido cítrico, tanto si se trata de tazas como si se trata de vasos o de cucharadas. La proporción más importante que hay que mantener es la de ácido cítrico - bicarbonato, para que tenga una buena efervescencia.
      Otro besote para ti.

      Eliminar